Inversión rural

Red Natura 2000

La red NATURA 2000 es un ejemplo claro del compromiso europeo con la biodiversidad y el medio RURAL. Esta protección tan especial de la naturaleza, fue creada para la gestión de la conservación de los espacios naturales de interés comunitario en Europa. España, tiene aproximadamente el 30% de todos estos espacios naturales de la Red Natura 2000 repartidos por toda la península ibérica, discurriendo tal extensión entre las poblaciones rurales alejadas de la urbe. La propia Directiva Hábitats de la Red Natura 2000, asume que << los éxitos y resultados de tal gestión, se deben principalmente a la participación activa de las personas rurales que conviven en estos espacios naturales tan emblemáticos >>, por ello, se establece que las medidas a adoptar “tendrán en cuenta las exigencias económicas, sociales y culturales, así como las particularidades regionales y locales de ámbito rural”, promoviendo principalmente el desarrollo en las zonas rurales con actividades económicas ligadas a los espacios protegidos, como labores de silvicultura, turísticas, recreativas, actividades agrarias, caza, etc.

Recordando todo lo anterior, en España, el 87% del territorio español está declarado como de aprovechamiento cinegético, lo que suponen 43,8 millones de hectáreas, distribuidas en 32.817 cotos de caza que colaboran de manera directa en la red Natura 2000, situados principalmente en zonas rurales desfavorecidas cuyos motores económicos principales son la agricultura, la caza y la ganadería.

Informe socio económico de la caza

Según el primer informe socio económico de la caza en España, aportado por la empresa referente Deloitte para la fundación Artemisan, este revela que la actividad cinegética genera mas de 6.475 millones de euros / año y crea 187.000 puestos de trabajo en el ámbito RURAL. Estos datos también arrojan la cifra de 300 M€ al año en inversión directa de conservación y mantenimiento por parte de los gestores cinegéticos privados, que realizan estas grandes inversiones en el medio natural, beneficiando así los presupuestos económicos anuales de nuestros gobiernos para estos propósitos.

Es por todo lo anterior que España es el principal destino de turismo cinegético elegido por personas interesadas de todo el mundo, que buscan en nuestro país caza y biodiversidad. La caza en España suma mucho, y sobre todo en el medio rural y zonas deprimidas desfavorecidas como se les suele denominar.  Es aquí, donde de manera directa la caza aporta un gran valor económico a la pequeña empresa y pequeños comercios, carnicerías, panaderías, mecánicos, supermercados, bares, restaurantes, casas rurales, hoteles, gasolineras, y otras muchos…, que se benefician de la actividad cinegética directa e indirectamente.

Aportación al mundo rural

En Cacerías Campo de Montiel, invertimos mucho esfuerzo y dinero en el campo, la caza y la conservación. Es por ello que estamos muy orgullosos de contribuir a la economía rural de la zona, siendo grandes conocedores de que aquí en estas zonas desfavorecidas, la caza ha aportado mucho desde siempre, contribuyendo así con la economía rural de la zona.

Anualmente, Cacerías Campo de Montiel S.L, recorre medio mundo ofertando nuestro modo de vida rural en ferias de alto prestigio y reconocimiento del sector de la caza, intentando captar la atención de clientes extranjeros interesados en venir a Castilla la Mancha, promoviendo así el turismo cinegético y defendiendo con gran pasión, orgullo y arraigo a Castilla la Mancha y en especial nuestra tierra natal que es conocida como la comarca del Campo de Montiel y “cuna de la perdiz roja”.

De cada EURO que aportan los cazadores en sus jornadas de caza, una parte de este dinero va destinado a realizar gestión de caza y a su vez estamos invirtiendo en el medio natural y a la conservación de todas las especies, alimentando las cinegéticas y a las no cinegéticas, incluyendo a las especies protegidas y en peligro de extinción. Los cazadores somos auténticos ecologistas, pues realizamos de forma gratuita lo que otros hacen cobrando por ello. El cazador es el verdadero ecologista, es el que mas aporta, mas se compromete y mas invierte en la conservación de todas las especies, sin subvenciones publicas y pagando tal compromiso de su propio bolsillo.

¡¡¡¡La caza es vida, viva la caza!!!!

Ofrecemos trabajo

Para la realización de nuestra gestión, ofrecemos trabajo a personas del ámbito rural, realizando labores tales como; guías, guardas, ojeadores, cargadores, secretarios, conductores, cocineros, limpieza, armeros, agrícolas, mantenimiento, etc…. Un día de ojeo de perdiz se necesitan 60 personas aproximadamente.

Generamos turismo

Contribuimos a la economía rural de la zona durante 6 meses del año, atraemos turismo cinegético de otras ciudades y de otros países, los cuales se alojan en hoteles, hostales y casas rurales de la zona, proporcionando igualmente grandes ingresos a bares, cafeterías, restaurantes y otros…

Apoyamos a las pequeñas empresas

Por cada EURO que aportan nuestros cazadores, a su vez invertimos en los servicios del pequeño comercio de la zona, carnicerías, supermercados, mecánicos, panaderías, confección, albañilería, fontanería, electricidad, carpintería, almacenes cereales, ferretería, entre otros, etc.

Si nuestra empresa recibe cazadores e ingresos, estos ingresos se reparten de forma directa e indirecta a todas estas pequeñas empresas rurales del municipio y alrededores, evidentemente.

Aportamos comida y agua a todos los animales

Nuestra gestión de caza incluye también, siembras agrícolas cerealistas, muchas de las veces, sin recolección. Las zonas en las que no recolectamos, estos campos se llenarán de insectos y nuestras perdices lo agradecerán. De igual manera, proporcionamos comederos con trigo y bebederos con agua donde sea más escaso, cubriendo así todas las necesidades los 365 días del año.

Nuestro modelo de gestión de caza, aporta alimento en abundancia y agua limpia para todos los animales e insectos que lo necesiten. Nuestros comederos rellenos de trigo y otros cereales atraen a los abundantes insectos de la zona que son ingeridos por nuestras perdices y todas las aves que lo precisen. Periódicamente reponemos, limpiamos y desinfectamos las charcas y bebederos de agua.

Un coto de caza bien gestionado, es una fuente de vida animal que aprovechan todas las especies de la zona, especies cinegéticas y no cinegéticas.

Construimos refugios naturales

La construcción de refugios es una opción muy apropiada para la incubación de nidos para la perdiz, así como para proteger los perdigones con apenas días de vida, de las aves rapaces y otros depredadores. Estos refugios también son muy usados por los conejos, que suelen hacer sus madrigueras entre los ramajes secos proporcionados.

Anualmente, realizamos podas forestales en prevención de incendios, recogiendo los restos de poda y ramajes y aprovechándolos para refugios de protección de perdices y conejos principalmente. Estos refugios o construcciones naturales con leña, año tras año favorecen la aparición de hierbas salvajes, y a su vez estas hierbas crean el clima perfecto para la abundancia de insectos, que serán aprovechados e ingeridos principalmente por los pollitos de perdiz durante su desarrollo y otras especias de aves.

Arreglamos los caminos rurales

Periódicamente nos ocupamos del mantenimiento  de los caminos de nuestras fincas y cotos de caza, pues después de los temporales de agua y nieve, en los fríos inviernos, y tras las intensas lluvias torrenciales de los meses veraniegos, arreglamos los graves desperfectos ocasionados por tales adversidades. Utilizamos para ello maquinaria de obra civil, pues el mantenimiento de estos caminos de servidumbre públicos y otros privados, también benefician como efecto cortafuegos en caso de incendio. Estos caminos, también son usados por los propietarios de las fincas para sus labores agrícolas así como a otros usuarios que también se benefician de nuestra gestión.

Controlamos la sobrepoblación de depredadores

Nuestro equipo esta formado por grandes profesionales que gestionan las fincas los 365 días del año, brindando todo el apoyo, mantenimientos y cuidados necesarios para administrar correctamente las actividades de caza, los cupos y otras tareas de vital importancia.

Realizamos un intenso control de depredadores bajo los medios permitidos controlando así las abundantes poblaciones de zorros, jabalíes, urracas, roedores y gatos asilvestrados que abundan sin ningún tipo de control por nuestros campos. De esta manera contribuimos de forma positiva al aumento de las poblaciones de caza y también al aumento de las aves esteparias no cinegéticas como gangas, sisones, alcaravanes, avutardas entre otros. Especies igualmente amenazadas por estos depredadores que persiguen a sus crías y huevos.

Controlamos los daños agrícolas y reducimos los accidentes de tráfico

Evitamos en la medida de todo lo posible, la propagación de los daños agrícolas producidos por conejos y jabalíes en las cosechas agrícolas, olivas, viñas y otros cultivos, tan presentes en estas zonas rurales.

Con el control de sobrepoblaciones de zorros y jabalíes, conseguimos la reducción de cuantiosos accidentes de tráfico nocturnos por fauna silvestre en la comarca, evitando así el riesgo de muchos de estos accidentes con resultados de muerte a los ocupantes del vehículo.

Fomentamos la cría de especies protegidas

Por cada EURO aportado por nuestros cazadores, realizamos una gestión de caza sostenible los 365 días del año, contribuyendo al desarrollo de TODAS las especies, alimentando a especies cinegéticas y no cinegéticas, incluyendo las especies protegidas y en peligro de extinción, que visitan nuestras fincas casi a diario en busca de comida, agua y tranquilidad.

Alimentamos a 58 especies de depredadores, fomentando la cría de especies protegidas.

Los cazadores somos auténticos ecologistas, pues realizamos de forma gratuita lo que otros hacen cobrando por ello, y esto es un hecho.

El cazador es el verdadero ecologista, es el que más aporta, más se compromete y más invierte en la conservación de todas las especies, sin subvenciones publicas y pagando tal compromiso de su propio bolsillo.

Contratamos arrendamientos rurales

Cacerías Campo de Montiel S.L, adquiere los derechos de caza de los cotos mediante un contrato privado con cada uno de los propietarios privados o asociaciones mancomunadas de las tierras de cada municipio, pagando por ello un arrendamiento anual de las tierras objeto, con sus respectivos impuestos.

Además de lo anterior, por cada coto de caza, pagamos anualmente unas cuantiosas tasas de matrícula en el ayuntamiento del municipio y otra tasa en la consejería, con sus respectivos impuestos.

El arrendamiento de los cotos de caza, nos generan gran cantidad de tramites administrativos los cuales hay que pagar abundantes tasas e impuestos. Anualmente expedimos cientos de licencias y seguros de responsabilidad civil, hacemos decenas de solicitudes, notificaciones, autorizaciones depredadores, memorias de fin de temporada, planes técnicos cinegéticos y otros muchos servicios de gestoría en el ámbito rural.

Vigilamos el campo las 24 horas los 365 días

Realizamos labores de vigilancia ante furtivos, evitando así robos rurales en casas agrícolas y las cosechas. También realizamos labores de vigilancia anti incendios y control de alerta sanitaria ante enfermedades de animales de fácil propagación, como la tuberculosis, sarna, peste porcina, rabia, brucelosis y otras muchas, alertando así a las autoridades.

previous arrow
next arrow
Cacerías Campo de Montiel © Copyright 2021 · Aviso legal · Política de privacidad · Política de cookies